El subspace. Se habla en el BDSM de la parte física durante las sesiones. Existe evidentemente una parte mental en la que se ha intentado acotar lo que trata este artículo. Un estado alterado de conciencia. Un conjunto de intensas sensaciones y emociones que puede llegar a sobrepasar a quien ejerce de bottom en el juego.

Soy consciente de que es una definición no demasiado precisa y da la sensación de que sea algo místico pero nada más alejado de la realidad. Es una respuesta natural del organismo. Durante la sesión, nuestro cuerpo segrega adrenalina, endorfinas y encefalinas, una serie de neurotransmisores del sistema nervioso central que son los encargados de regular el dolor y nuestra sensación de bienestar, entre otras funciones. Es algo así como si fueses «a tope de ciego»(perdón por la expresión) y estuvieses volando. Se entra en otro estado de conciencia , de ahí lo del trance, en el cual se siente frenesí, euforia, éxtasis y se puede llegar a perder la noción del tiempo e incluso del lugar. La euforia del Subspace puede durar desde minutos hasta horas.

¿Cómo se puede llegar al Subspace? No hay una clave o método para ello. Hay personas capaces de entrar de forma fácil y hay quienes no. Cada persona es un mundo y en todo caso esto depende de la facilidad que tengan los individuos, del momento, la situación individual (aspecto físico y emocional), la conexión que tenga con la/s persona/s y del tipo de prácticas que se lleven a cabo. Existe una multiplicidad de factores para que se produzca este fenómeno.

Debe ser por esto último que según la persona el Subspace es experimentado de una manera u otra. Hay quien ríe, otros lloran o incluso hay personas que se quedan inmóviles. Durante este “trance” la parte Top ha de estar en alerta y guiar a la bottom. Llegar a estos estados ha de estar consensuado, pues la parte bottom puede llegar a perder el control de la situación, aumentando su umbral del dolor o dándose situaciones en las que los límites pactados se ven muy cerca. Se ha de guiar de una manera equilibrada tanto si desea permanecer en ese estado como si no, ya que se puede alargar una situación más allá de lo que es deseable por el afectado. El Top ha de ser capaz de leer al bottom, no quiero decir con ello que la parte bottom no tenga ningún tipo de responsabilidad cuando entra en este estado, sin embargo ésta puede encontrarse en un estado transitorio de vulnerabilidad.

Dentro del proceso de Subspace, se pueden dar varios niveles. Desde un estado más superficial donde la persona no llega a perder el control del todo y puede volver a la normalidad sin mucha dificultad hasta un Subspace más profundo, donde la atención y la habilidad se pierde y los tiempos de respuesta pueden ser más lentos. Ahí es donde la falta de una palabra de seguridad no debería significar que la parte Top pueda hacer lo que quiera. Se pueden dar diferentes niveles de Subspace en una misma persona a lo largo de una sesión.

Considero que la mejor manera de llegar al Subspace es con alguien de mucha confianza. Llegar a perder el control por completo ha de estar dentro de un contexto seguro. En determinados momentos si el bottom no es capaz de pronunciar la palabra de seguridad, la parte Top ha de saber leer a su compañero.

Si alguien quiere experimentar y está empezando quizás encuentre estos siguientes puntos interesantes:

Todo deberá estar consensuado. Incluso llegar o no a esos estados y qué ocurrirá durante ellos.

Si el bottom llega a ese espacio mental solo él debe de tener la seguridad de querer permanecer o no. Si no es así, debe hacérselo saber al Top.

Si el bottom encuentra la experiencia demasiado intensa, hay que intentar asustarse lo menos posible e intentar no agobiarse, y si se quiere salir, el bottom puede utilizar la palabra de seguridad o un gesto previamente consensuado. Una vez parado el juego, el bottom debe ser tranquilizado y ahí cuenta mucho la complicidad previa.

No es habitual pero pueden darse casos de desmayos y similares y es importante que exista la suficiente confianza y complicidad para intentar no llegar a situaciones de riesgo.

El Top jamás deberá dejar solo al bottom durante el Subspace. Es su único nexo o conexión con la realidad ya que la vulnerabilidad emocional en la que se puede encontrar amplifica todas las sensaciones y cosas como quedarse solo pueden despertar sentimientos desagradables.

La parte Top no se aprovechará ni abusará de la parte bottom. No forzará prácticas o juegos que no se hayan consensuado antes. Los límites son los límites y para traspasarlos se debe estar en plenas facultades. Algún día hablaremos del metaconsenso.

Si se traspasa alguno de los límites en un estado de Subspace que sea porque las dos partes lo han hablado previamente y se ha llegado a un mutuo acuerdo.

En un estado de subspace la parte Top se ha de adaptar a la parte bottom. Es posible que la parte bottom necesite órdenes más claras y sencillas.

Tanto el bottom como el Top son responsables cuando se entra en ese estado. El Top ha de saber cuando parar aún si la otra persona es incapaz de decir la palabra de seguridad y la parte bottom ha de ser responsable de con quien juega y a lo que juega.

Y hasta aquí mi pequeña aportación sobre el Subspace. Resulta un tema un tanto complicado de definir, pues no hay mucha información disponible y mucha basada en experiencias personales. El Subspace es algo intangible. Es un conjunto de sensaciones que se da en algunas personas bottom y de ahí su dificultad a la hora de estudiarlo científicamente, cosa que no corresponde a este blog.

¡Lo importante es divertirse!

Y recuerda que puedes escribir un comentario o ponerte en contacto con nosotros.